Entendiendo un poco más la Psicoterapia Asistida

10.09.18
Psicoterapia con Caballos
Cuéntale a tus amigos
0
0
0
Cuéntale a tus amigos
Quiero, ahora, entrar el tema de la PSICOTERAPIA ASISTIDA la cual tiene mucho que ver con el Susurro del caballo.

Para ubicarnos conceptualmente, debo presentar mi visión del tema de la emociones, los principios de la fenomenología, la Gestalt y el humanismo, así como lo que traté de aprender de Freud, Rogers, Erickson, Adler, Jung, Sullivan y finalmente Perls. Permítanme citar conceptos del médico colombiano Jorge Carvajal y su ilustre alumna Dra. Elsa Lucia Arango y otros investigadores de la ciencia moderna, quienes nos están abriendo el camino donde la medicina, la psicología y la espiritualidad forman la unidad del conocimiento de la salud y vida humanas.

En cuando al tercer participante en la Psicoterapia Asistida, el caballo, iremos desarrollando mi visión a lo largo de este ensayo.

Las emociones y el sentir.
No existe un sentimiento solo, siempre están dos o tres sentimientos en otro nivel que sostienen al que se detecta. Es el juego entre el inconsciente, el subconsciente y el consciente. Por ejemplo, si yo siento rabia, debo buscar en mis emociones si hay culpa y si existe venganza o si detecto dolor. La rabia, en este ejemplo, es la punta del iceberg, el consciente, hacia el fondo pueden estar los otros sentimientos. Alguna vez un caballo me hacía sentir mucho odio y así lo dije a su dueña. Durante el análisis de esta emoción encontramos que dicha mujer se había enredado con el marido de su mejor amiga, pero la relación había terminado traumáticamente para la propietaria del caballo, por lo cual ella se odiaba a sí misma, pero más odiaba al excompañero de aventura y no había podido superar la culpa y la vergüenza ante su antigua amiga. El caballo de la consultante me generaba odio pues era el sentimiento más fuerte que existía en el fondo gestáltico de la dama consultante. Con ese sentimiento de odio, pudimos identificar, en Psicoterapia, los verdaderos problemas internos de la propietaria consultante.

Valga la pena aclarar, que en ningún momento el caballo “me dijo” que la señora le había robado el marido a su amiga, ni cosa parecida. Solo me trasmitió una emoción cuya causa final identificamos posteriormente. He aquí una diferencia con quienes “escuchan” a los animales y “hablan” con ellos. Ya quisiera yo “oír” a los animales, me ahorraría mucho tiempo y análisis, pero Dios no me ha dado ese don.

En realidad hacer un listado de las emociones puede resultar anti-técnico y poco aceptado por algunos investigadores de la IE (Inteligencia Emocional), pero para efectos prácticos y académicos, tomaré el cuadro que traen dos autores llamados Travis Bradberry y Jean Greaves. Estos dos Ph D. nos proponen cinco sentimientos básicos: Felicidad, Rabia, Tristeza, Temor y Vergüenza.

Durante mis capacitaciones a las personas que acuden al Centro de Hipoterapia, les propongo empezar por identificar estas cinco emociones en los ejercicios con el caballo. Un ejercicio muy interesante es hacer que uno de los alumnos haga vínculo con el caballo, pase unos minutos con él en forma aislada y luego entre al picadero de Psicoterapia donde los esperan el resto del curso, quienes a su vez han ejecutado ejercicios de nivelación y respiración en una especie de mindfulness muy sencillo.

Cada participante, en silencio, va identificando el sentimiento que el caballo le trasmite a medida en que se va acercando lentamente al mismo. El objetivo es detectar el sentimiento que nos produce el caballo como mensajero o psicopompo del estudiante que estuvo con él al inicio del ejercicio. Los resultados son interesantes, algunos “coincidirán” en los mismos sentimientos. Otros no lograrán identificar emoción alguna y otros se sentirán muy incómodos. Todos estos resultados tienen un mensaje psicoterapéutico, el que no logra sentir nada, el que se siente mal, el que identifica sentimientos extremos. Muchas veces utilizo las enseñanzas del Dr. Carvajal para hacer que mis estudiantes se nivelen y logren sentir al caballo. Un buen psicoterapeuta logrará ver esta Gestalt y hacer que los participantes tomen consciencia del fenómeno. El problema para el terapeuta será, entonces, identificar sus propios sentimientos y reconocer y separar el sentimiento que recibe del caballo como mensaje para su cliente. Por tal razón hemos dicho que como terapeutas debemos llegar a la sesión en un estado de neutralidad o control emocional lo más amplio posible, para que el proceso de identificación de las emociones propias o ajenas sea más fácil.

Tengo muy claro lo siguiente: la emoción que se capta del caballo es un mensaje para el consultante, no es que el caballo recoja la emoción de éste y luego la trasmita. Si fuera así, pues no tendría sentido el susurro del caballo. Como me explico esto? Pienso que el dueño del animal emite unas energías según las emociones y los sentimientos que posee, pero esas energías no las percibe el terapeuta porque son demasiado sutiles. No olvidemos que el caballo tiene una percepción mil veces más sutil que la del hombre. El caballo percibe dichas energías y el terapeuta las capta y traduce en una emoción que es la que manifiesta al consultante. Por ejemplo, el dueño puede ser una persona egoísta, manipuladora y difícil; el caballo recibe esta energía y posiblemente sienta miedo, desconfianza o rechazo, esta emoción del caballo es la que percibe y manifiesta al dueño. Es el dueño, realmente quien puede entender el mensaje y sentir que es egoísta, manipulador y difícil, en que momento el dueño identifica esto? Es un proceso y por ello hablamos de Psicoterapia Asistida.

Freud afirmaba que la causa de toda nuestra conducta psicológica estaba en el pasado con lo cual el determinismo de la era victoriana era evidente. Posteriormente Adler y luego Jung nos aportan el concepto de las fuerzas creativas del individuo en la estructuración de su mundo psicológico y obviamente de su personalidad. La palabra arquetipo entró al mundo de la psicología.

La explicación primera del fenómeno la veo desde la Gestalt. El fondo de todos nosotros es el medio en el cual vivimos o estamos en un momento específico. La figura será nuestro yo interior que se traduce en unas conductas y emociones. Desde la perspectiva freudiana no podría yo explicar el fenómeno del susurro del caballo, puesto que todos sabemos que este maestro no dio demasiada importancia al medio social o entorno del paciente y menos a las relaciones interpersonales, por lo tanto no cabría en el mundo del interesado la existencia de un caballo psicopompo.

Pero, los investigadores de la Gestalt van más allá y nos traen los conceptos de la figura fondo, la actitud, la consciencia, el tiempo presente y demás elementos que nos permiten, hoy en día, encontrar explicaciones más cercanas a los fenómenos antes desconocidos para el hombre. Al estudiar la Sintergética, materia en la cual estoy en un prekinder intelectual, he podido captar todo un universo de explicaciones al fenómeno que aquí trato de dilucidar. Ya vendrán otros escritos sobre el tema.

El entrenamiento del terapeuta es esencial. Aún me cuesta trabajo neutralizar mis emociones cuando estoy en la sesión con mi consultante y el caballo. Dos fuerzas tenemos que aprender a dominar: las emociones y el pensamiento. Este último es, para mí, el más difícil. Jamás he podido dejar mi mente en blanco como dicen algunos meditadores, aún más, no sé exactamente que es una mente en blanco. Siempre hay un proceso mental subyacente que trato de controlar llevándolo hacia la emoción que estoy sintiendo, mediante la toma de consciencia de esa emoción.

Ubicada la emoción, viene la segunda pregunta interior. ¿Qué tan fuerte es? ¿Su intensidad es alta, mediana o baja? ¿Con qué criterio la clasifico? ¿Cómo distingo la Felicidad del Placer, por ejemplo? O es que el placer es la felicidad en otro grado de intensidad? Pero, ¿puedo sentir felicidad y seguidamente malestar, esto es, puedo sentir felicidad y al mismo tiempo tristeza representada por el malestar? Es la existencia del iceberg emocional.

Recordemos que estamos en un proceso de Psicoterapia Asistida donde debe haber un plan de trabajo de salud mental. No estoy hablando de un evento social o anecdótico al cual me han invitado para hacer demostraciones de supuestos poderes o magias donde los asistentes van a divertirse con un viejo psicólogo que sostiene que los caballos susurran. Tampoco, lo he dicho reiterativamente, puedo decirle a los asistentes lo que el animal les manda decir porque no tengo ese don de hablar con los animales.

El susurro del caballo es una técnica muy apropiada para que el consultante llegue a su ser interior y suba a la consciencia las emociones y sentires que bloquean o desmejoran su salud mental. No es un acto circense o de magazín televisivo. Es una herramienta que yo entrego a mis estudiantes insistiéndoles en la bioética fundamental del proceso.

Pues bien, si ya ubicamos la emoción que recibimos del caballo, comuniquémosla al consultante quien la recibirá y reaccionará según sus propias vivencias, creencias y datos interiores. Este es verdadero proceso psicológico que busca una psicoterapia: identificarse a sí mismo. Es obvio que cada persona sentirá diferente así sea ante el mismo estímulo, en otras palabras, cada uno ve llover pero las reacciones ante la misma lluvia son diferentes.

Se podría preguntar que para qué utilizamos al caballo en Psicoterapia. Bastaría con decirle al oído al participante una misma emoción y luego les pediríamos que escribiera sus reacciones emocionales. La verdad es que los datos que se obtengan serán falsos, pues el principio de la totalidad gestáltica estaría anulado. El caballo está, en nuestra técnica, dentro del fondo de cada participante y por lo tanto hace parte de la Gestalt individual.

Aclaremos que rara vez trabajo grupos o consultantes simultáneos en psicoterapia asistida. Casos se dan cuando trabajo con empresas en Horse Aid o cuando esporádicamente recibo parejas e insisten en trabajar juntos. En la mayoría de los casos mi consulta es individual.

El cuadro es el siguiente: el consultante tiene un mundo interior compuesto por una serie de emociones y sentimientos que se sobreponen desde el inconsciente hasta el consciente y que forman una serie de caretas y máscaras las cuales le permiten sobrevivir, mas no vivir, de acuerdo al entorno y su mundo exterior. La mayoría del tiempo pasamos reprimiendo emociones y dejando que la mente gobierne la vida. A su vez, el caballo posee una sensibilidad inaudita que lo lleva a la pirámide evolutiva más alta entre todos los seres vivos. El caballo posee una percepción tan desarrollada que supera cualquier sensor inventado por el hombre. Gracias a la percepción este animal ha logrado superar todas las eras de la creación.

Cuando el hombre y el caballo hacen el vínculo, el caballo percibe las emociones del hombre, no sus pensamientos. El caballo no lee la mente humana, siente sus emociones. El vínculo es en el campo emocional, no mental. Por tal razón debemos aquietar la mente, para que el mensaje entre los dos fluya. Precisamente porque la comunicación no es en el plano mental, no podría yo “hablar” o “entender” lo que diga el caballo. Sencillamente lo siento y en el plano emocional no hay palabras sino sentimientos.

Al percibir el caballo la emoción más fuerte del hombre, capta la fuerza y es esa fuerza la que el terapeuta recibe y traduce en la emoción respectiva. Si el terapeuta no está en posición neutra, podría equivocarse al traducir la fuerza y sentir otra emoción diferente a la que emite el caballo. Quiero decir con esto que el terapeuta entra a la Gestalt que existe entre caballo y consultante y una vez allí, recibe la fuerza emocional y sin lugar a dudas surge la emoción equivalente a la fuerza energética que emite el caballo. Todo este proceso se debe a que el caballo realmente no siente la felicidad o la ira o la vergüenza tal como la entendemos nosotros. Sería caer en antropomorfismos, El caballo percibe una fuerza, una energía y el terapeuta la capta. El proceso de traducción es entre terapeuta y consultante.

La gran ayuda que nos da el caballo es precisamente que detectamos la emoción visible en la pirámide de las emociones que pueden estar ocultas en la psique del consultante. Nos da la llave para abrir aquella caja de Pandora. De otra forma, en consultorio, es más lento y difícil encontrar esa llave, esa emoción primordial, por aquello de las resistencias, evasiones y defensas propias del paciente.

Un ejercicio que ya mis alumnos conocen de sobra es el que llamamos “El camino de la vida” donde hacemos una serie de metáforas relacionadas con las diferentes etapas de vida del consultante. Hasta hace un tiempo, yo estaba pendiente de las conductas del caballo, de los que algunos norteamericanos denominan los stirups, pero desde el día en que descubrí los susurros del caballo, la técnica de la Psicoterapia Asistida se fortaleció y enriqueció inmensamente. En efecto, desde esa época estoy pendiente de la emoción que recibo del caballo durante el recorrido del camino de la vida del consultante y de inmediato la comunico a éste para que reaccione en consecuencia.

Con esta técnica del susurro, he podido comprender cómo la persona va construyendo un castillo de emociones a través de toda su vida, de tal manera que la soledad que sufrió de niño, se fue convirtiendo en resentimiento en la juventud y finalmente en agresividad ya de adulto. Entonces cuando enfrentamos el primer sentimiento de soledad y lo traemos al ahora presente, observo que el paciente logra identificar emociones que tenía solapadas por los indicativos sociales y verbaliza su resentimiento con la madre o con el padre para lograr finalmente entender el por qué de su agresividad con la esposa. En este proceso, el caballo trasmite la fuerza que siente en el mundo interior del consultante. La traducción la hago yo mismo y la interpretación la realizamos en conjunto, si el consultante me lo permite.

Si aún no he descubierto como medir la fuerza energética de cada emoción, ¿cómo hago para traducirla? Confío en la intuición y dejo que el mensaje tome forma en mi corazón y posteriormente en mi mente. Este es el entrenamiento. Pero para ello, el terapeuta debe aceptar que existe una energía más allá de la misma cuántica. Que el caballo es un receptor de dicha energía así como el perro escucha sonidos que el hombre no capta o que el delfín reacciona ante los gritos de auxilio del náufrago a miles de millas náuticas de distancia. Que existe una Gestalt donde todos somos parte del todo. Que las emociones son más importantes que los raciocinios. Que el psicoanálisis y la psicoterapia evolucionan más rápido que el resto del conocimiento. Y el proceso funciona. Los estudiantes y los pacientes son los testigos. Alguna vez un colega que veía una sesión me dijo al final de la misma: Gustavo, no te preocupes por demostrar que el proceso es científico, preocúpate porque siga funcionando con los pacientes. Recordemos las palabras de la ya citada M.Sivewright:”La percepción extrasensorial (PES) y la telepatía son dos temas que están ganando contenido y reconocimiento. Se están llevando a cabo investigaciones apasionantes en este terreno que podrían llegar a ser muy valiosas para el entrenamiento y tratamiento de cura con caballos” (pg. 212).

La última pregunta sobre el tema: ¿qué parte de mi es la que capta y recibe las emociones que emite el caballo? De seguro no es mi mente. He repetido varias veces en estos párrafos que nuestro problema es la pensadera. Entonces, ¿cómo funciona el asunto? En el susurro del caballo se activa mi segundo cerebro: el cerebro cardíaco, el cerebro emocional. Pero, esto será el tema de una próxima cuartilla.

Ps. Gustavo Palomino Gómez
Aprendiz de emociones.

Terapias y Tratamientos Destacados

Estos son algunos de nuestros servicios para desarrollar el máximo potencial de las personas. Nuestro sueño es un mundo lleno de vida y sin limitaciones.
La hipoterapia integra elementos de: fisioterapia ocupacional, fonoaudiología y psicoterapia. Adicionalmente se trabaja con métodos aprobados clínicamente como psicoterapia dinámica, psicoterapia asistida y peack training.
Conoce más
Las competencias establecidas en el Coaching ejecutivo se aplican con la asistencia del caballo para lograr maximizar las capacidades, habilidades y el potencial de las personas que se benefician del horse coachng.
Conoce más
Octubre 22 a 28 de 2018
Inscripciones abiertas hasta el 15 de Octubre.
Incluye almerzo y refrigerios.
Conoce más
Acompañamos al bebé y a la madre que inician el viaje de la vida, ayudándolos a superar las limitaciones congénitas o adquiridas que puedan presentarse.
Conoce más
Nuestro equipo profesional ha desarrollado el método clínico para corregir la displasia de cadera en bebés, omitiendo los métodos conocidos. Los resultados se obtienen en una cuarta parte del tiempo promedio tradicional.
Conoce más
La experiencia en veintiún años de investigación y análisis clínico nos ha permitido, trabajar desde una óptica muy precisa y en una metódica de intervención que la comunidad internacional ha denominado modelo GPG.
Conoce más
Mediante procedimientos integrales con técnicas de estimulación y recuperación neurológica, acompañamos al bebé y a la madre que inician el viaje de la vida, ayudándolos a superar las limitaciones congénitas o adquiridas que puedan presentarse.
Conoce más
Es un programa de salud mental que propende por el bienestar y la calidad de vida de los adultos y adultos mayores.
Conoce más
Nuestros Aliados